Un espacio de luz

“Quién Soy” ¿Realmente llegaremos a saber esa respuesta?

Me llamo Carla Machillanda, nací en Venezuela. Hace dos años acepté la invitación de la vida y decidí crear nuevas oportunidades en Buenos Aires, Argentina. La migración catalizó la vivencia de numerosos procesos emocionales, invitándome a un continuo cuestionamiento y embriagándome en una amplia gama de emociones.

La punta del iceberg fue el segundo domingo de mayo del 2018. Ese día la melancolía recorría mis venas como si fuese sangre, y sentía que la distancia aplastaba mi ser como un yunque. Con el objetivo de una canalización emocional decidí escribir. Para mi sorpresa, lo que empezó terapéuticamente terminó convirtiéndose en una búsqueda de verdades personales a partir de la tinta y el papel.

Al conocer el potencial purificador de la escritura, creé un código personal de comunicación sublimando sentimientos en palabras. Al terminar mi primer año en la ciudad porteña, quise cerrar ciclos mediante la publicación anónima en internet de los escritos. Gracias a la sugerencia de una amiga y el apoyo incondicional de un primo, se creó un espacio de luz: almafloreciente

Con esta bitácora de emociones, interrogantes y pensamientos encontré la fuerza a partir de la vulnerabilidad, la comunión en virtud a la comunicación y la empatía desde la desnudez del ser.

Text