En un mundo ideal

almafloreciente Comentarios

Anoche te quise encontrar en sueños. Cerré los ojos con la esperanza de volverte a ver en nuestra versión en el mundo onírico. Con ansias de recibir tu bendición una vez más, como lo harías en un mundo ideal.

Hace 7 años me estabas recibiendo en tu casa, ayer te recibió Dios en la suya.

Estos últimos días fantaseaba con poder escribir inspirada en cómo tu fuerza, aún con tus 101 años, logró vencer este obstáculo. Ingenuamente soñaba despierta imaginándome que iba a poder gritarle al mundo la felicidad que sentía en mi pecho porque se mantenía vigente la promesa de volvernos a ver, que me volvieras a dar la mano y me dieras tu bendición. La promesa de que podríamos volver a reír juntas, de que me tomaras la mano mientras me sentaba a un ladito de tu sillón.

Siempre fuiste una mujer de pocas palabras, pero de muchos hechos. Y esos pequeños gestos siempre hacían crecer mi corazón. Recuerdo que cuando era niña, tenías esos almanaques en los que se desprendían los días a medida que iban pasando. Y en lugar de botarlos, los guardabas. Cuando te iba a visitar te decía "abuela ¿tienes las hojitas del almanaque?" Y me decías donde estaban. Luego mientras estabas en la mecedora, me veías jugar con esos numeritos de las fechas. También recuerdo que me prestabas tu trapito rojo con huequitos, no sé porqué me divertía con eso, pero tú felizmente me complacías.

Mientras me resigno a iniciar este duelo, mi cuerpo desde ayer se estremece ante la contundente noticia de tu partida.

Ayer ilógicamente quería que alguien me dijera que esto no era real, que esto no estaba sucediendo y que solo era un ensayo. Que realmente seguías sentada en tu casita escuchando música llanera de lunes a viernes, y los findes de semana rancheras. Ayer, la pregunta de ¿Qué quieres para desayunar? Solo pude responder: que mi abuelita no esté muerta.

En un mundo ideal, habría podido escribir sobre la gratitud que sentiría al saber que te dieron de alta, sobre como ni el covid pudo contigo porque eres una montaña de espíritu inquebrantable que siempre avanzó con mucha templanza y que en toda oportunidad pudo vencer a la adversidad.

Siempre fuiste una mujer estoica que en infinitas oportunidades supo alimentar mi espíritu. Inclusive a 5000 km de distancia tu ejemplo me inspiró. Cuando sentía que no podía mas, que el cansancio iba a poder conmigo, que los morados en mis piernas recordaban lo mucho que me costó el trabajo, las llaguitas de mis pies sangraban mientras se acostumbraban a un nuevo estilo de vida... Allí yo pensaba "si mi abuela pudo seguir con su vida, entonces yo también". Me limpiaba las lágrimas de la cara, y seguía. Porque eso fue lo que me enseñaste mientras vivimos juntas: a siempre seguir, a pesar de la dificultad.

Desde ayer ni siquiera siento dolor en mi pecho, siento que me lo queman, que hay ácido entre mis pulmones mientras me sacan lentamente el corazón porque ya no estás. Mi cuerpo se estremece, porque se está adaptando a la idea de un mundo en el que no estás, porque está haciendo las paces con esa fría verdad.

Recuerdo el pesar que causó en mi corazón el decidir irme del país porque eso implicaba dejar de vivir contigo. Pensaba ¿entonces quién te abrirá las ventana en la mañana para que recibas el sol? ¿Quién te encederá el radio para que la música llene vibrantemente los pasillos de la casa? ¿Quién al llegar en la noche cerrará nuevamente la ventana indicando que el día terminó?

Sin embargo, cuando te dije que me venía a Argentina... fielmente tomaste mi mano y sé que en nuestro lenguaje de amor ahí me estabas dando tu bendición, para hacerlo diferente, para aprender el valor del trabajo, para aprender el valor de la familia y el valor del sacrificio por una meta mayor, siempre con el valor del estudio y el norte de ser alguien en la vida abuelita.

Sé que a pesar de las lágrimas en nuestra despedida, entediste todo muy bien. Yo recién lo entendí ayer. Por ingenuo que fuera, tenía la ilusión de volver a sentirte cerca, de darte un abrazo una vez mas, soñé en regresar tantas veces. No pudimos estar nuevamente en nuestros brazos, no pudiste darme la bendición mientras me presignabas con tu mano otra vez.

En un mundo ideal tomaríamos café con papelón una vez mas, en nuestras tacitas del peltre. Un 1ero de agosto sería café con ruda... ya no recuerdo muy bien el porqué, pero sabía que esa era tu tradición. En un mundo ideal hoy estaríamos desayunando las 3 saras chocolate con bizcochuelo, escuchando CDR en la 98.7.

En un mundo ideal Francisco* nos llevaría almuerzo un viernes. Estaríamos todos sentados en la mesa, tía también estaría con nosotros. Luego Yera, tía y yo nos pararíamos a hacer café mientras nos jactamos de los chismes de la familia y escuchamos tus proféticos sueños con pollitos.

En un mundo ideal me recordarías que debo comer con fundamento, y aprender a llevar las cosas con calma. Me dirías que tengo que dormir bien y estar "tranquiliiiita". Bueno abuelita, de eso solo aprendí a hacer bien lo primero, espero que estés orgullosa de mí.

Siento que te veo en cada abuelita de cada película, en cada mujer fuerte que echó a su familia "pa'lante".

Hoy encuentro un poco de confort en saber que amor verdadero amor nos une por siempre, en el latido de mi corazón. Saber que te llevo en mi corazón y cerca te tendré.

Quiero creer que en la noche más oscura, más fría y más tenebrosa voy a poder levantar la mirada y recibir tu luz porque en las estrellas vas a estar, brillando para todos nosotros, siendo el ángel de toda la familia, dando luz en todos los rinconces del mundo. Quiero creer que cuando mire al cielo de noche, esa estrella brillante me está dando la bendición.

El cielo tenía a 4 de nuestros ángeles, ahora se han sumado un par más.

Te amo abuelita, bendición.

Hoy.
Extranjero

Comentarios 4

    1. Post
      Author
  1. Dejo escapar mis lágrimas, para lavar el dolor del alma,por tu partida mamá, pero también le doy gracias a Dios,por que en tu larga vida, más de un siglo, nos dejas una escuela de enseñanza, brille para ti la luz perpetua, descansa en paz, en el seno del Reino de Dios, en la compañía de los Ángeles,tus ángeles.

    1. Post
      Author

Deja una respuesta

Antes de hacer un comentario consulte la Politica de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.